El nuevo panorama sociocultural en España :: The New Sociocultural Scene in Spain

Cuando pienso en el significado de lo que es un crisol de culturas, el primer país que me viene a la mente es EE.UU. Este gigante sociopolítico y económico por antonomasia está principalmente compuesto por cuatro grupos: descendientes de los esclavos africanos, inmigrantes europeos, asiáticos y latinos. (Por desgracia, la población de los amerindios que originalmente ocupaba el continente norteamericano fue  diezmada de manera súbita tras el desembarco europeo.) Empezando por los colonos de la Europa Occidental del S. XVI que se trajeron consigo esclavos del continente africano, a finales del S. XIX y principio del S. XX, el país vivió un verdadero efecto llamada que contribuyó a la diversificación masiva de sus habitantes. A lo largo de sus poco más de 200 años de historia, EE.UU. ha aprendido, por las buenas y por las malas, a vivir en un estado permanente de aprendizaje respecto a la integración, adaptación y enriquecimiento de las culturas que conviven desde entonces, junto con las incorporaciones más recientes al panorama étnico.

Volviendo al S. XXI, esta vez al otro lado del Océano Atlántico, en España, el panorama sociocultural comienza a asemejarse a lo que fue EE.UU. a principios del siglo pasado: las grandes ciudades como Madrid y Barcelona invitan cada vez más a un mayor número de inmigrantes tanto de fuera como de dentro de España. El fenómeno migratorio de españoles y extranjeros que se concentran en dichas ciudades es especialmente apreciable desde el 2000 cuando las calles, el transporte público,  los colegios, y los sectores de la hostelería y la construcción comenzaron a ver una diversidad de rostros, idiomas, acentos y costumbres. En Madrid, por ejemplo, ahora se celebra el Festival de Bollywood con actuaciones de danza y proyecciones de películas indias o también se celebra la semana del Ramadán, en la que se habilita un mercado nocturno y espacios de ocio para conocer más de cerca la gastronomía de algunos de los países musulmanes con mayor representación en la ciudad y fomentar la relación intercultural. Además, desde hace unos años, durante la semana del Día de la Hispanidad, los colectivos y asociaciones iberoamericanas presentes en la capital española salen a la calle, organizados como si fuese un carnaval de Brasil, haciendo una digna representación de sus melodías, trajes y bailes que demuestran la gran diversidad del pueblo latinoamericano.

La sociedad española se encuentra en ese punto de no retorno, en el que la globalización y la facilidad de movilidad de las personas sólo pueden contribuir hacia el desarrollo pluricultural del país, más allá de las comunidades autonómicas que históricamente las han compuesto. De hecho, el convivir con otras culturas provenientes de fuera de España dejará de ser algo anecdótico para convertirse en una obligación de todos y cada uno de nosotros. Y ya no sólo en grandes urbes como Madrid o Barcelona, sino que dicho fenómeno también se llegará a apreciar muy pronto en otros puntos tan dispares como Cáceres, Murcia o Lugo. Según Liz Alderman, editora del International Herald Tribune, la crisis financiera que vivimos en Europa y la guerra de divisas que se está librando a nivel global son una dificultad para algunos a la vez que suponen una oportunidad para otros. Tal es el caso de China, país que está poniendo en marcha una estrategia económica a gran escala en Europa donde ha comenzado a invertir su capital en proyectos de infraestructuras como carreteras y puertos de países europeos periféricos, asumiendo también parte de la deuda acumulada de países como Grecia y quizás próximamente Irlanda. Según los acuerdos a los que se lleguen con cada país, la presencia permanente de los Chinos será aún más importante en las sociedades europeas, dando lugar a una coexistencia cultural que necesitará, tal y como se sigue viviendo en los EE.UU., una reeducación social continua. Por otro lado, otro fenómeno social que estamos viviendo en España es la fuga de cerebros. En un artículo publicado por Sergio Muñoz en  Infoempleo.com el pasado noviembre, el autor comenta los resultados de un estudio realizado por la consultora Adecco, en los que se refleja un aumento del 9,2% en el número de españoles que han emigrado entre el 2008 y el 2010. El perfil de dichos emigrantes es el de un joven entre 25 y 35 años, sin responsabilidades familiares y que por lo general cuenta con una formación altamente cualificada. Tradicionalmente, España ha tenido fuga de cerebros en el sector biosanitario, aunque hoy en día la falta de perspectivas laborales está obligando a cada vez más arquitectos, ingenieros e informáticos a salir del país. Así como a principios del 2000 los inmigrantes en España, en su mayoría provenientes de países sudamericanos, ocuparon puestos en el sector de la hostelería que muchos españoles dejaron en busca de trabajos más cualificados, parte de las próximas plazas que salgan para puestos en dichos sectores, a falta de mano de obra española, la ocuparán los extranjeros igualmente cualificados.

De una manera u otra, nuestras vidas se están viendo alteradas en el ámbito social, educativo, laboral y profesional al incorporar el concepto de la pluriculturalidad como componente inextricable de nuestras vidas cotidianas. ¿De qué manera, entonces, queremos hacer un buen uso de ella? Mi propuesta es que lo hagamos desde el aprendizaje para una comunicación más efectiva y equitativa. Estamos enfrentándonos a conceptos y prácticas culturales desconocidos para nosotros y la realidad es que no podemos echarnos atrás ni empujarles para distanciarnos de ellos. Aún hacen falta una o dos generaciones más para observar realmente el efecto de la sinergia sociocultural que vivirá España, pero el mecanismo ya está en marcha. Tenemos, por lo tanto, la responsabilidad individual de decidir de qué manera queremos y debemos adaptarnos a las exigencias socioculturales que nos marca la sociedad global sin renunciar a la satisfacción de compartir y disfrutar de aquellas diferencias que nos hacen únicos.

::

When I think of the meaning of a cultural melting pot, the first country that comes to mind is the United States. This sociopolitical and economic giant par excellence is primarily composed by four groups: descendants of African slaves and European immigrants, Asians, and Latinos. (Unfortunately, the Native American population that originally inhabited the North American continent was suddenly decimated by the European landing.) Starting with the European settlers in the 16th century who brought along slaves from the African Continent, towards the end of the 19th century and beginning of the 20th century, the country experienced an authentic pull effect that contributed to the massive diversification of its inhabitants. Throughout a little more than its 200 years of history, the United States has learnt, one way or the other, to live in a state of continuous learning with respect to the integration, adaptation, and enrichment of the cultures that have been coexisting since then, along with the most recent incorporations into the ethnic scene.

Coming back to the 21st century, this time on the other side of the Atlantic Ocean, the sociocultural scene in Spain begins to resemble that of the United States at the beginning of the last century: the big cities, such as Madrid and Barcelona, have increasingly been inviting a greater number of immigrants from both within and outside of Spain. The migratory phenomenon of Spanish people and foreigners that concentrate in these cities has been especially evident since 2000 when the streets, public transportation, schools, and the food and construction industries began to show a diversity of faces, languages, accents, and customs. For example, today in Madrid there is a celebration of a Bollywood Festival, featuring dances and Indian film screenings, or the week of the Ramadan, which is celebrated by setting up a night market and entertainment spaces to bring closer the gastronomy of some of the Muslim countries with the highest representation in the city, as well as to facilitate intercultural exchanges. Moreover, for a few consecutive years now, and coinciding with the week of Hispanic Day (Columbus Day), Latin American groups and associations that are present in the Spanish capital go out on the streets in a Brazilian carnival style. For this occasion, they proudly perform their melodies, costumes, and dances that demonstrate the great diversity of the Latin American people.

The Spanish society is currently in a point of no return, a moment in which globalization and people’s facility for mobility can only contribute towards a multicultural development of the country, beyond the regional governments that have composed it historically. In fact, the coexistence with other cultures from abroad will cease to be something incidental to become an obligation of each and every one of us. And it will be so not only in major cities like Madrid or Barcelona, but the phenomenon will very soon be appreciated in other disparate places, such as Cáceres, Murcia, or Lugo. According to Liz Alderman, editor of The International Herald Tribune, the financial crisis that we are experiencing in Europe and the currency war that is taking place globally, are a difficulty for some while posing an opportunity for others. Such is the case for China, a country that is carrying out a grand-scale economic strategy in Europe in which it has begun to invest its capital in infrastructure projects like roads and harbors of peripheral European countries. Simultaneously, it is also taking over part of the accumulated debt of countries such as Greece and maybe Ireland. Depending on the agreements reached with each country, the permanent presence of the Chinese will be more important in the European societies, giving way to a cultural coexistence that will need, according to what has been experienced in the United States, a continuous social reeducation.

Meanwhile, another social phenomenon that we are experiencing in Spain is the human capital flight, or the so called “brain drain.” In an article published by Sergio Muñoz in Infoempleo.com last November, the author comments the results of a study carried out by the Adecco consulting firm, where it is shown how there has been a 9.2% increase in the number of Spanish people who have emigrated between 2008 and 2010. The profile of these emigrants is of a young adult between the ages of 25 and 35, with no family responsibilities, and who, generally, has a highly qualified training under the belt. Traditionally, Spain has experienced brain drain in the bio-sanitary sector, but the lack of employment opportunities today are forcing an increasing number of architects, engineers, and computer programmers to leave the country. Similar to the cases of immigrants in Spain in the early 2000, most of them coming from South American countries, who filled jobs in the food industry sector that many Spanish people left in search for more qualified positions, part of the future job openings of these qualified jobs will be filled by foreigners again due to a shortage in the Spanish labor force.

One way or another, our lives are being altered in the social, educational, working, and professional spheres by incorporating the multicultural concept as an inextricable component of our daily lives. In what ways do we then want to make a good use of it? My suggestion is that we do it from the perspective of learning to achieve a more effective and equitable communication. We are facing cultural concepts and practices unknown to us, and the fact is that we can neither step back nor push them away to distance ourselves. There still is the need for one or two more generations to develop before we can really observe the effect of the sociocultural synergy that Spain will experience, but the process has already been activated. Therefore, we have the individual responsibility to decide in which manner we want and ought to adapt ourselves to the sociocultural demands that the global society appoints, without giving up the satisfaction of sharing and enjoying those differences that make each one of us unique.

 

3 thoughts on “El nuevo panorama sociocultural en España :: The New Sociocultural Scene in Spain

  1. yo tengo mucha amistad con los chinos de la tienda de mi barrio, me hizo gracia que este año cerraron una semana en verano ‘por vacaciones’ (no el día del año nuevo chino como único día de todo el año como el anterior), la niña pequeña (3 o 4 años) habla a sus padres sólo en castellano aunque ellos contestan en chino, y me felicitaron el año nuevo y cuando les dije que para ellos no era dijeron ‘sí, sí, para nosotros también’. Me encanta la pluriculturalidad🙂

  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Todavía faltan una o dos generaciones para aceptar la pluriculturaridad en España y en muchos otros paises No se si yo alcanzaré a verlo, pero me encantaría poder vivir en un mundo en donde no se te valore por tu color de piel, por tu raza o etnia. En donde puedas viajar a cualquier parte del mundo y no sientas la prevención o el rechazo de la gente por el hecho de ser de determinado color de piel o pais. todavía tenemos que aprender mucho de los demás y no creernos el centro del universo, sin renunciar a nuestra propia identidad.

  3. A pesar del largo camino que nos queda para asimilar todos los cambios sociales que el vértigo ha traído a este país, creo que ha habido un avance bastante significativo de diez años para acá y que poco a poco cada cultura está empezando a sentirse parte de la ciudad. Algo parecido ocurrió en los años 50-60 con la emigración del campo a las ciudades. Muchas de las personas que nacimos en Madrid somo hijos de esos emigrantes, que pasaron parecidas penurias a los inmigrantes de ahora. Si a alguien le interesa el tema, le recomiendo una película brutal que trata este tema: Surcos, de José Antonio Nieves Conde.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s